Seleccionar página

El creador-creativo, el artista, el diseñador, el que se sienta y comienza a poner en funcionamiento su mente con el objetivo de materializar, ha de tener una preparación previa para afrontar el reto con todas las armas a su alcance. Ese estado de confianza ante lo nuevo viene del conocimiento y la experimentación. Incluso el artista más talentoso necesita de una fase de conocimiento de los medios para así encauzar su potencial.

Por ello, cuanto antes probemos nuevos caminos, nuevas lineas que rompan con lo establecido en nuestras mentes, antes nos encontraremos a nosotros mismos ya que seremos conscientes de lo que elegimos con conocimiento de causa.

Así, a la hora de componer estéticamente, lo preconcebido es lo que nos coarta. Ya no se concibe la calidad  del arte pictórico por su nivel de realismo sino que, gracias a “exploradores conceptuales” las opciones son infinitas.

Así que nos planteamos un ejercicio sobre lo PRECONCEBIDO Y SU RUPTURA.

¿QUÉ HAY MÁS PRECONCEBIDO QUE UNA VENTANA?

Llevamos a cabo un ejercicio compositivo para descubrir diferentes metodologías a la hora de acometer el diseño de un elemento neutro y anodino. Dicho elemento contiene en sí mismo la capacidad de transformarse mediante su descomposición. Así, sin elementos añadidos, puede expresarse bajo el criterio estético del diseñador ya sea el de un pequeño arquitecto o el de uno no tan pequeño…

Pero esa transformación no es intrascendente. ¡SOMOS ARQUITECTOS!. Por ello se transformará en volumen y de esa forma llegaremos al ESPACIO y a la LUZ.

– ¿Quiere una casa cubo?

– Si, pero sin ventanas, por favor.

IMG_20150121_131929

IMG_20150121_132323

IMG_20150121_134319

IMG_20150121_134441b

antonio

contraste