Seleccionar página

Título

Jardín Multisensorial.

Laude Newton College. Elche, Alicante.

Reto

Dentro de la búsqueda de recursos y metodologías que se adapten al proyecto de centro,  en esta ocasión se nos plantea la creación de un jardín multisensorial para los más pequeños del colegio. Un lugar interactivo donde los niños entren y los sentidos les ayuden a comprender mejor.

Un lugar adaptado a edades de entre 1 y 5 años donde además cuenten con espacio dedicado a la creatividad y al juego.

Descripción

Este es un proyecto muy especial para nosotros. Se trata de un espacio educativo donde el aprendizaje se produce a través del juego.

La creación de aulas multisensoriales para la estimulación de los más pequeños está demostrando ser un valioso recurso educativo. Sin embargo en este proyecto se intenta ir más allá: unificar la estimulación sensorial con el aprendizaje al aire libre.

La finalidad del espacio es la creación de un entorno de  aprendizaje a través de los sentidos. Los niños de tan temprana edad empiezan a descubrir el mundo tocando, oyendo, viendo, oliendo y saboreando. Intentamos que todo eso lo pudieran hacer de un modo divertido en el “Sensory Garden”:

    las mesas de manipulación, la zona de agua, la de arena, las diferentes texturas del suelo que pueden pisar con los pies descalzos, estimulan el tacto.

    Los carrillones de viento colgados en los árboles que quedan dentro del jardín, la estación musical y los diferentes instrumentos y juegos de percusión estimulan el oído.

    El color, las diferentes formas de la vegetación que rodea el jardín y los juegos estimulan la vista.

    Todo el jardín se encuentra rodeado por vegetación aromática que les permite identificar diferentes aromas.

    A continuación del jardín sensorial, los alumnos de secundaria cuidan un huerto ecológico que permitirá a los más pequeños incluso saborear la cosecha.

El jardín se plantea como un oasis incluido en el patio del colegio, no separado de él. De esta forma, los sonidos, la visión del color de la vegetación y sus aromas, son compartidos por los pequeños y por el resto de alumnos. El interior y el exterior no lo marca una valla, sino una línea de vegetación que irá creciendo, cambiando con las estaciones, proporcionando sombra haciendo que el jardín vaya cambiando igual que lo hacen los pequeños que ahora aprenden en él.